Baco, dios del vino y de la juerga, hijo ilegítimo de Zeus, sigue vivo en la serie mítica de Eddie Campbell, publicada originalmente entre 1986 y 2002, y que ha sido editada en castellano por primera vez de forma completa por la editorial Astiberri.

baco5Tras cuatro volúmenes publicados en los últimos meses sale a la venta el el quinto y último de ésta estupenda historia en la que si autor, Eddie Campbell, se apropia de los mitos griegos y sus dioses para convertirlos en protagonistas de una trama llena de intriga y suspense. Este tomo final recopila en sus 272 páginas el tomo 9 (King Bacchus) y el tomo 10 (Banged Up), publicados originalmente entre 1995 y 1997 en formato comic-book y en los años 1996 y 2001 en tomos.

Según el dibujante y teórico Santiago García, que como en las otras cuatro entregas aquí también es el responsable de la traducción, en este últime volumen Baco se revela finalmente como “una reflexión sobre los límites del ser humano como animal social y del propio cómic como lenguaje”, y veremos cómo Baco se pasea por el mundo de los humanos con sus 4000 años a cuestas, recordando viejos tiempos y reencontrándose con viejos enemigos.

Santiago García, al que también conoceréis por sus obras ¡García! o Las meninas, afirma, contundente:

“Baco es la obra maestra desconocida de uno de los grandes genios secretos del cómic contemporáneo. Eddie Campbell es conocido sobre todo por su colaboración monumental con Alan Moore en From Hell, una versión esotérica de los crímenes de Jack el Destripador. Pero es en sus obras en solitario donde se encuentra el más genuino Campbell. En Alec, una biografía novelada que es piedra angular de la historieta intimista, y en Baco, una vibrante fantasía que alguien describió como el encuentro entre Robert Graves y Jack Kirby”.

“A lo largo de sus cinco volúmenes, Baco ha sido muchas cosas distintas sin dejar de ser siempre Baco: una revisión posmoderna de los superhéroes, un canto a la vida y su sabor agridulce, y una colección de historias de fondo clásico y acento moderno pobladas de personajes memorables. En esta última entrega Baco se revela finalmente como una reflexión sobre los límites del ser humano como animal social y del propio cómic como lenguaje. Dentro de muchos años releeremos Baco y nos daremos cuenta de que, como los buenos vinos, ha envejecido de forma excelente”.

Baco5-Avance-2

No es el único apasionado de Baco. Basta con leer alguna de las reseñas internacionales que sobre ésta obra han publicado otras revistas:

“El vertiginoso entintado y las resbaladizas tramas de Campbell complementan a la perfección sus fantasías sobre las andanzas del dios del vino y sus compinches por nuestro siglo”.

The Village Voice

“La alta mitología se da cita en los bajos fondos en esta saga de dioses y monstruos. Baco cuenta las historias de famosos héroes y villanos de otros tiempos desde la sagacidad y la agria sabidu- ría de su madurez. El trazo de Campbell, increíblemente detallado, se regocija en la marcada cara de Baco, cuya risa sardónica y gorra de pescador griego esconden su naturaleza de otro mundo”.

Publishers Weekly

El autor de ésta novela gráfica es Eddie Campbell (Glasgow, 1955). Un autor completo, guionista y sobre todo dibujante, que sin duda ha dejado su huella durante más de veinticinco años en el mundo de la novela gráfica. Su obra ha ganado casi todos los galardones del medio, incluyendo los premios Eisner, Ignatz y Harvey.

Junto a Alan Moore creó la célebre obra From Hell (Planeta DeAgostini, 2001), que posteriormente sería adaptada al cine, y también El amnios natal (Astiberri, 2012) y Serpientes y escaleras (Astiberri, 2012). Entre la multitud de sus trabajos en solitario, destacan su monumental obra autobiográfica Alec (Astiberri, 2010), El destino del artista (Astiberri, 2010), que ofrece una compleja meditación sobre las solitarias exigencias del arte entre las realidades de la vida cotidiana, o Mi libro sobre el dinero. Esa cosa maravillosa y horrible (Astiberri, 2012), que propone una visión personal y un viaje fascinante por la jungla de las finanzas.

En el siguiente enlace podrás ver y descargarte un avance de 26 páginas de Baco 5: Baco5-Avance

Eddie Campbell también es autor del célebre y controvertido “Manifiesto de la Novela Gráfica” (2005), uno de los textos que más ha avivado el debate sobre la diferencia entre cómic, tebeo y novela gráfica. Según Eddie Campbell:

“Existe tanto desacuerdo (entre nosotros mismos) e incomprensión (por parte del público) acerca del tema de la novela gráfica que ha llegado el momento de establecer unos principios básicos.

1.“Novela gráfica” es un término desagradable, pero lo emplearemos partiendo de la premisa de que por “gráfico” no nos referimos en absoluto a gráficos y de que “novela” no significa nada relativo a las novelas (de la misma manera que “Impresionismo” no es un término estrictamente aplicable; de hecho fue empleado originalmente como un insulto y posteriormente adoptado en espíritu de desafío).

2.Puesto que no estamos de ningún modo refiriéndonos a la novela literaria tradicional, no sostenemos que la novela gráfica deba ser de las mismas dimensiones o peso físico. En consecuencia, los términos “novella” y “novellete” no son aplicables aquí y sólo contribuyen a confundir y distraer a los espectadores de nuestro objetivo (ver abajo), haciéndoles pensar que estamos creando una versión ilustrada de literatura estándar cuando en realidad tenemos asuntos más importantes que atender; esto es, estamos forjando una nueva forma de arte que no estará atada a las reglas arbitrarias de una anterior.

3.“Novela gráfica” significa un movimiento más que una forma. De manera que podemos hacer referencia a “antecedentes” de la novela gráfica, como las novelas en xilograbados de Lynd Ward, pero no tenemos interés en aplicar el nombre de manera retroactiva.

4.Puesto que el novelista gráfico contempla con respeto los antecedentes de genios y profetas sin cuyo trabajo no pudiera haber imaginado el suyo propio, no se siente obligado a ponerse en fila detrás de Rake’s Progress de William Hogarth cada vez que obtiene una mención o publicidad para sí mismo o para el arte en general.

5.Puesto que el término define un movimiento, o un evento en evolución, más que una forma, no se gana nada con definirlo o “medirlo”. Tiene aproximadamente treinta años, aunque el concepto y nombre ha comenzado a sonar desde hace al menos diez. Como aún se está desarrollando existe una gran posibilidad de que cambie su naturaleza el año que viene por estas mismas fechas.

6.El objetivo del novelista gráfico es tomar la forma del tebeo, que se ha convertido en algo embarazoso, y elevarla a un nivel más ambicioso y significativo. Esto implica generalmente aumentar su tamaño, pero debemos evitar caer en discusiones acerca del tamaño permisible. Si un artista ofrece un par de historias cortas como su nueva novela gráfica, (como hizo Eisner en Contrato con Dios) no debemos caer en polémicas. Sólo debemos preguntarnos si su novela gráfica es un par de buenas o malas historias cortas. Si él o ella utiliza un personaje que aparece en otra obra, como las varias apariciones de Jimmy Corrigan fuera del libro principal, o los personajes de Gilbert Hernandez, etc., o incluso personajes que no queremos permitir en nuestra “sociedad secreta”, no los descartaremos por esa razón. Si su libro no se parece en nada a los tebeos, no le objetaremos nimiedades como ésa. Sólo debemos preguntarnos si esa obra contribuye a la suma total del conocimiento de la humanidad.

7.El término novela gráfica no debe emplearse para describir un formato comercial (como “trade paperback” o “tapa dura” o “formato Prestige”). Puede ser un manuscrito inédito, o serializado en partes. Lo importante es la intención, incluso si la intención llega después de la publicación original.

8.El tema del novelista gráfico es toda la existencia, incluyendo su propia vida. Él o ella desdeña la “ficción de género” y todos su feos clichés, aunque intenta mantener una mente abierta. Rechaza especialmente la noción, que aún prevalece en muchos círculos, y no sin razón, de que el cómic viene a ser un subgénero de la ciencia ficción o de la fantasía heroica.

9.Al novelista gráfico jamás se le ocurrirá emplear el término novela gráfica cuando hable con sus colegas. Entre ellos se referirán por norma general a su “último libro”, su “trabajo en proceso”, “esa chapuza”, incluso “cómic”, etc. El término se empleará como un emblema o una vieja bandera que deberá ser ondeada a la llamada de la batalla, o cuando se masculla para preguntar sobre la localización de cierta sección en una librería desconocida. Los editores deberán emplear el término una y otra vez hasta que signifique aún menos que la nada que ya significa ahora.

Aún más, los novelistas gráficos serán muy conscientes de que la próxima generación de historietistas escogerá trabajar en las formas más sencillas posibles y se burlarán de nuestra pomposidad.

10.El novelista gráfico se reserva el derecho de negar parte o todo de lo mencionado arriba si ello le supone ventas rápidas”.

Tus opiniones

opiniones

No Hay Más Artículos

Lo de las cookies que ya sabes

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

eh!!

TOD@S SOMOS ARTE

Llévate nuestras cosas a casa. Algunas novedades y curiosidades. También artistas y series. Pequeñas dosis de arte y cultura.