Feud: Bette and Joan es una serie de televisión de ocho capítulos que nos habla de lo injusta que puede llegar a ser la industria del entretenimiento con sus grandes estrellas cuando estas empiezan a envejecer, más aún si encima son mujeres.

Lo hace contándonos la tensa relación que las grandes Bette Davis y Joan Crawford sostuvieron a raíz de su participación en la no menos grande ¿Qué fue de Baby Jane?

Pero la serie no se limita a recrearse en su famosa enemistad, sino que es un alegato en contra de la “jubilación forzosa” y el machismo que muchas estrellas sufrían en el Hollywood dorado los 40 y los 50 y que sigue sucediendo.

El creador de Feud: Bette and Joan es Ryan Murphy, que ya nos ha demostrado su poderío en algunas de las series más importantes de la última década, Nip/Tuck, Glee, American Horror Story o American Crime Story. En Feud (enemistad, en inglés), repasa algunas de las rivalidades más fuertes de la historia norteamericana.

Y lo hace a lo grande, manteniéndose fiel a la historia original, ya conocida, pero combinando su característico pulso narrativo con un sólido guión pletórico de buenos diálogos para mantenernos atentos a lo que sucede, aún conociendo el desenlace.

Indispensable, si quieres disfrutar a fondo de la serie, volver a ver antes el clásico de 1962 ¿Qué fue de Baby Jane?. Porque la serie va al grano, nos adentra en el rodaje de la película recreando alguna de sus escenas más impactantes y diseccionando la maquinaria de Hollywood de aquella época, insensible a todo aquello que no fuesen resultados económicos.

¿Qué fue de Baby Jane? fue el resultado del desesperado intento de Joan Crawford de volver a trabajar en una buena película. Su carrera estaba en declive y apenas trabajaba en películas o en shows televisivos donde su valía era maltratada. Era una época (¿o lo sigue siendo?) en la que las actrices debían luchar constantemente contra la presión de no envejecer para no dejar de trabajar y aguantar sueldos menores que la de los hombres de su misma edad.

Cuando cayó en sus manos la novela de Henry Farrell ¿Qué fue de Baby Jane? vio la salvación. Se lo llevó al director Robert Aldrich, que por aquel entonces no estaba tampoco en su mejor momento, a pesar de las grandes películas que había hecho. Para él también suponía una oportunidad de volver a primera fila y no dudó en producirla, aunque supusiese hipotecarse y poner en juego cuanto tenía.

La tercera en discordia, a petición de la propia Crawford, fue Bette Davis, que al igual que ella vivía de pasear su “pasado” por programas de televisión y teatros.

Un trío que vio en Baby Jane la ocasión de demostrar su vigencia. Aunque tuviese un presupuesto de serie B.

Y pese a lo accidentado del rodaje la película supuso un éxito de crítica y taquilla, con nominaciones a los Oscar, a los Globos de Oro, los Bafta y en el Festival de Cannes de 1963. Un éxito que no se trasladó por igual a Crawford, Davis y Aldrich. Y de eso, de lo que sucedió después de su estreno, también nos habla Feud: Bette and Joan, para mostrarnos el lado más cruel de la industria cinematográfica.

Dos de los pilares en los que se asienta esta estupenda serie son las interpretaciones de Susan Sarandon y Jessica Lange, actrices que también han sufrido los vapuleos del tiempo en sus carreras. Magníficamente acompañadas de Alfred Molina en el papel de Robert Aldrich y otros grandes como Judy Davis , Catherine Zeta-Jones, Stanley Tucci o Kathy Bates.

Con un estilo narrativo más contenido de lo que nos tiene acostumbrados, Ryan Murphy nos traslada a la perfección a aquella época, en un sentido homenaje a sus protagonistas. Porque por muchas perrerías que hagan, y bien que las hacen, no dejamos de sentir aprecio por ellas, al fin y al cabo víctimas de una industria cinematográfica centrada y dirigida por hombres.

Eso no significa que sea una serie almibarada, todo lo contrario. Murphy no escatima a la hora de hablarnos de la vejez y el ocaso de las estrellas, de los delirios de grandeza, la búsqueda de la redención y el ansia del éxito que mueve a Crawford y, en menor medida, a Davis.

La serie sólo tiene una temporada, de ocho capítulos, la mitad de ellos dirigidos por mujeres. La emite HBO. Puede que le falte la fuerza de American Crime Story o la factura visual de American Horror Story. A cambio nos traslada al viejo Hollywood, nos sumerge en sus profundidades y nos encandila con las interpretaciones de Sarandon, Lange y Molina. Casi nada.

Tus opiniones

opiniones

No Hay Más Artículos

Cookies!!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

eh!!

TOD@S SOMOS ARTE

Llévate nuestras cosas a casa. Algunas novedades y curiosidades. También artistas y series. Pequeñas dosis de arte y cultura.