Legión no es la típica serie de superheroes. Aunque se basa en un cómic de Marvel, su tratamiento visual y argumental la convierte en un bicho raro que no deberías perderte.

 

¿Te imaginas una serie con un estilo surrealista y psicodélico, con influencias de David Lynch, y que además sea de superheroes? Legion es la respuesta y confirma el talento visual y la habilidad narrativa de Noah Hawley, del que ya hemos disfrutado la serie Fargo.

Noah Hawley se está ganando a pulso la reputación de reinterpretar con un estilo muy personal creaciones ajenas. No es un reproche, todo lo contrario, su original y creativo punto de vista consigue que no echemos de menos al original, por muy bueno que éste fuese. Y Fargo, la película de los hermanos Coen, lo era. Sin embargo Noah Hawley consiguió atraparnos en la primera temporada de la serie de televisión, emitida en 2014. Partiendo del peculiar “universo Coen” nos presentó  nuevos personajes e historias que aunque a veces hacían guiños al original, se bastaban y sobraban para engancharnos.

La serie fue un éxito, y tras dos temporadas, cada una de ellas con tramas distintas, ya se ha confirmado que habrá una tercera que tendrá como protagonistas a Ewan McGregor, Carrie Coon y Mary Elizabeth Winstead y que se estrenará en 2017.

LEGIÓN

Legión es la última creación de Hawley. Como punto de partida, el cómic de mismo nombre de Marvel. El actor Dan Stevens es quien interpreta a David Haller, un mutante que siendo niño es diagnosticado de esquizofrenia. A diferencia del cómic la serie de televisión se centra más en la enfermedad del protagonista, y un trabajado guión y una no menos trabajada puesta en escena, junto con un montaje estimulante e imaginativo nos transporta a las distintas “realidades” que vive su protagonista. Y es que uno de sus grandes méritos es que nos hace sentir como propia esa esquizofrenia, sin saber exactamente qué realidad es la auténtica, sin saber si quien nos habla es realidad o imaginación.

“Lo bueno de explorar este personaje es que antes de que él tenga una opinión sobre otra persona, primero tiene que descifrar su propia mierda. Eso es lo que todos debemos hacer. Este viaje no es necesariamente una carrera hacia una batalla con una entidad, sino que es mas aceptar la batalla dentro de sí”.

Noah Hawley, creador de la serie.

A diferencia de Fargo, de acabado visual más sobrio y formal, Legión propone un montaje psicodélico, plagado de saltos temporales, espaciales y dimensionales, además de encuadres y angulaciones  que subrayan el estado mental y emocional de la historia. Una arriesgada apuesta para el universo de las series, más aún para el de superheroes (véanse cualquiera de los títulos que han visto la luz estos últimos años). Una arriesgada apuesta que seguro que no deja indiferente a nadie.

El propio Hawley dijo que la serie se inspiraba en las obras de David Lynch.

“La estructura de una historia tendría que reflejar el contenido de la historia. Si la historia, como en este caso, es sobre un chico que es esquizofrénico o tiene estas habilidades, no sabe qué es real y qué no es real, entonces la audiencia tendría que tener la misma experiencia… Mi objetivo es hacer algo caprichoso, imaginativo e inesperado. No solo porque quiero algo diferente, sino porque se siente como la manera correcta de contar esta historia”.

“Me encanta la idea que incluso cuando estás en el viaje, hay esta clase de Alicia en el país de las maravillas, de una historia dentro de otra historia.”

Al igual que con Fargo, Hawley reescribe varios de los personajes, despojándolos, al menos de momento, de sus referencias en el cómic, donde el protagonista hereda sus poderes de su padre, el mutante Xavier.

“Mi trabajo no era rehacer la película, volver a contar una historia que ya se había contado, sino tratar de contar una historia diferente pero con el mismo efecto, el mismo impacto”.

Al desligarse en parte de la historia mutante original, aunque siempre flote en el hilo argumental, Hawley se permite explorar la esquizofrenia desde un punto de vista novedoso, aunque siempre intentando mantener el máximo respeto por los que la padecen.

“Es una condición trágica que las personas tienen y por eso no quiero usarla con fines de entretenimiento… había una vez un niño que tenía toda una vida por delante, luego comenzó a oír voces y ver cosas por lo que terminó internado, y eso es una tragedia, hay una naturaleza trágica en eso. Así que si podemos mostrárselo a la audiencia, la idea de que se ha enamorado y que no está enfermo, de que hay una esperanza, es algo que la gente va a captar”.

Sin duda estamos ante una de esas series que probablemente no sean un éxito indiscutible de audiencia, aunque esté en manos de FOX. No está hecha para todos los públicos y requiere de una atención constante para no perder detalle. Habrá capítulos que terminarán y te dejarán con más dudas que antes, y otros te parecerán un auténtico “viaje” lisérgico. Legión es un “buen viaje”, que estimulará tu sentidos visuales y agilizará tus neuronas. Su único efecto secundario es que después de verla, muchas series te parecerán realmente malas y pobres.

Tus opiniones

opiniones

No Hay Más Artículos

Lo de las cookies que ya sabes

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

eh!!

TOD@S SOMOS ARTE

Llévate nuestras cosas a casa. Algunas novedades y curiosidades. También artistas y series. Pequeñas dosis de arte y cultura.