Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Dicen los entendidos que la ilustración española vive inmersa en una explosión mediática. Si eso es cierto, el detonante se llama Ricardo Cavolo. Este salmantino, que vivió su infancia en los márgenes de la sociedad, ha logrado construir un universo enérgico y colorista a partir de retazos jironados, escombros de un edificio que jamás estuvo en pie, y sin embargo conserva la belleza indemne. Ellos son los protagonistas de Periferias(Lungwer), el nuevo libro de Cavolo. BYFANZINE comparte un rato con el ilustrador del momento para hablar de su nueva obra, la simbología que encierran sus obras y cómo lleva el hecho de que le hayan salido imitadores.

P. ¿Siempre tuviste claro qué estética querías explorar?

R.No, ha sido algo más bien orgánico y paso a paso sin saber a dónde me llevaría. Al fin y al cabo el estilo de cada uno no es más que una mezcla de todo lo que te gusta. Por tanto, con mis gustos desde niño ya fui marcando este camino, pero sin saber a dónde me llevaría ni pretendiendo siquiera encontrar un estilo personal.

P. ¿Cómo abordas el proceso creativo y qué materiales utilizas?

R.No sé cuáles son exactamente mis puntos positivos, pero desde luego uno de ellos es la imaginación. Es mi mayor aliada, y esto me ayuda a que cuando me enfrento al papel ya tengo muy claro qué voy a hacer. El proceso que suelo hacer es traducir el tema o historia que quiero contar a mi universo, con sismologías medievales y tribales. El proceso creativo no es algo que tenga muy decidido, es más cosa de instinto. Suelo trabajar en papel con pinceles y tintas.

P. La mayoría de tus dibujos son muy coloristas, ¿tienes una concepción optimista del arte?

R.Sí, siempre quiero dar un mensaje positivo, aunque el tema no sea del todo agradable o fácil. Quiero generar una atmósfera optimista, que dote al espectador de una energía potente, viva y pura, primaria. Y los colores son muy buenos aliados. Más allá de eso, la primera razón por la que uso esos colores es por una cuestión de instinto, es lo que me piden las tripas.

P. Otros rasgos representativos son el fuego y los ojos, ¿podrías explicarnos qué significan para ti?

R.El exceso de ojos en los personajes es un símbolo para dar a entender que esa persona no es estándar, que es especial y merece la pena pararse y mirar a su alrededor. El fuego es la materialización de un exceso de energía. Cuando hay fuego es porque algo importante y fascinante está sucediendo. Es casi algo de física cuántica, cuando hay mucha energía los átomos chocan más y se genera más valor, más energía. Y eso lo traduzco en fuego.

P. Además de estos tres ingredientes, podemos encontrar elementos recurrentes como los coloretes o las lágrimas. Muchas veces dibujas personajes vivos, alegres, pero a la vez vulnerables, ¿es una contradicción premeditada?.

R.Las rojeces de sus caras es para humanizarlos. Cuando nos emocionamos se nos enrojece la cara. Y las lágrimas es justo para contrarrestar ese hieratismo medieval de mis figuras. Se puede mostrar una versión de nosotros al mundo, pero no es completa si no aúna tanto los puntos altos como los bajos.

P. Hablanos de ‘Periferias’, tu última obra. ¿Qué has encontrado en la cara b de la sociedad?

R.Yo viví en ella durante los primeros años de mi vida y pude ver que allí también hay historias preciosas que contar. También hay magia en una escombrera, y de hecho entre la basura y las ratas la magia es más potente y brilla más aún.

P. Sueles hablar del concepto de magia, de mirar bonito. ¿Crees que en general tenemos atrofiada esta capacidad?

R.Tristemente sí. Desde muy pequeños se nos añaden ciertas capas en la retina que no nos permiten mirar limpiamente. Son todo un red de tópicos y prejuicios que llegan desde muy niños. Pero soy optimista y creo que la cosa va mejorando.

P. Creo que estás muy marcado por tu infancia, que en gran parte la pasaste viviendo con gitanos. ¿Has llegado a sentir rechazo por ello?

R.Bueno, en el colegio los otros niños payos hacían comentarios despectivos. Pero no era su culpa, si no la de sus padre, claro. Alguna vez, en casa de algunos de mis compañeros de clase veía como sus padres estaban un poco alerta por si me llevaba algo brillante de sus casas. A mi no me ha generado eso ningún drama, pero me doy cuenta de la mierda que debe de suponer vivir con eso toda la vida.

P. Aún somos una sociedad racista.

R.Y tanto. Es verdad que se ha avanzado, eso no se puede negar, pero queda muchísimo por mejorar.

P. Habitualmente te refieres a tu obra en términos de lenguaje y vocabulario. ¿Qué otros artistas te interesan por su lenguaje?

R.El arte de siglos atrás, como el barroco, la pintura renacentista, arte bizantino, y sobre todo la pintura medieval. Son épocas en las que se hacía un gran uso de la simbología de los códigos más o menos ocultos en esas pinturas. Siempre estoy aprendiendo de esas épocas.

P. Uno de ellos puede ser Santi Balmes , habéis formado un buen tándem.

R.Sí, trabajamos juntos en “¿Por qué me comprásteis un walkie talkie si era hijo único?”. Vimos que tenemos un tipo de locura y sentido del humor muy parecido. Nos entendemos genial, y era la persona perfecta para personificarse en Jean Dubbufet para el prólogo de ‘Periferias’.

P. ¿Eres aficionado al cómic?

R.Me gusta el cómic, sobretodo el clásico de Marvel y DC. Aunque del que más aprendí para mi trabajo fue de Sandman. Los primeros comics de mi vida fueron los de Conan, que eran de mi padre, y eso fue mi primera papilla artística.

P. Se habla de un boom de la ilustración en España y tú eres uno de los máximos exponentes. ¿Te has llegado a ver abrumado por el trabajo?

R.Un poco sí. Yo siempre he sido pobre como una rata, y el hecho de dedicarte a esto es un riesgo mayúsculo. Nunca tuve red de seguridad, eso me obligó a trabajar demasiado en una primera etapa de 8 años. Ahora, después de un susto, he aprendido a hacerlo más relajado y en realidad salen mejores cosas de esta manera.

P. ¿Te han salido imitadores?

R.Sí. Es algo con lo que hay que vivir. Me lo suelo tomar como un cumplido, si te copian es porque tu trabajo no puede ser muy malo. A mi me pueden quitar un par de encargos por copiarme, pero el problema a largo plazo es de quien copia. No me quiero imaginar el estrés de estar pendiente constantemente de qué hacen los otros para poder copiarlo. Aparte, que su alma debe de comer muy poquito, porque esto del arte, si es de verdad, es de lo que se trata.

P. ¿Cuáles son tus próximos proyectos?

R.Este año está marcado por proyectos relacionados con la ropa y los murales. Tengo planificados sólo hasta verano unos seis murales. Además estoy trabajando en algunas colaboraciones con marcas importantes y después de verano por fin lanzo mi propia marca. Un sueño cumplido.

Web de Cavolo

200

Tus opiniones

opiniones

No Hay Más Artículos

Lo de las cookies que ya sabes

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

¡Suscríbete!

TOD@S SOMOS ARTE

Descubre a nuevos artistas y participa en nuestros sorteos.