Hace unos años apenas se trabajaban las cabeceras de las series de televisión, y muchas veces se limitaban a una serie de imágenes de los actores y localizaciones principales con una anodina música de fondo. Ahora es bien distinto. 

Desde hace un tiempo las productoras han ido apostando cada vez más por refinar esos segundos que preceden al capítulo semanal, sabedores de que se han convertido en un reclamo de primera, que con sólo oírla dejaremos lo que tenemos entre manos y nos pegaremos a la pantalla. Una buena cabecera permanecerá en el tiempo, y bastará con escucharla para recordar su historia y rememorar las buenas sensaciones que nos dejó.

Fueron algunas películas como Seven o Giro al Infierno las que marcaron el camino a seguir, con aquellas secuencias de imágenes inquietantes y rupturistas para la época. Hoy seguramente nos parezcan desfasadas, pero ¿quién no las reconoce?

Para el recuerdo nos quedan también cabeceras de series que con tan sólo oírlas o verlas unos segundos nos transportan a su particular universo, como Twin Peaks y esa hipnotizarte melodía de Angelo Badalamenti. 

O la mítica e imprescindible serie Los Soprano, con una secuencia que nos mostraba a James Gandolfini, el prota de la serie, mientras conducía por las calles de New Jersey con ese temazo de fondo de Alabama 3 titulado “Woke Up This Morning”.

Poco después llegaron las series que aunque mantenían en cada temporada variaban ligeramente las imágenes y el tema, con versiones del mismo o de otros autores, como ocurría con esa otra gran serie, The Wire y las distintas versiones del tema de Tom Waits, Way Down in the Hole, o la comedia Weeds, que nos brindaba versiones e imágenes nuevas en casi cada episodio.

Series precursoras de un estilo que en ésta década se ha normalizado, hasta el punto de que una buena serie sin una buena cabecera costará más que se vea. Incluso series que temporada tras temporada pierden fuelle siguen siendo recordadas con sólo ver unos segundos de sus intros, como True Blood.

Éstos últimos años nos han dejado unas cuantas cabeceras ya históricas, y en ByFanzine hemos querido rescatarlas y rendirles un homenaje.

Dexter

Magnífico ejemplo de secuencia de créditos donde se nos presenta a su personaje, un sicópata, en cuidadas escenas mundanas con un guiño hacia lo que se esconde tras su apariencia de persona normal.

Juego de Tronos.

Inconfundible esa cabecera que nos muestra el tablero de juego en un 3D animado, sin ninguna imagen real.

Breaking bad

Ejemplo de secuencia de créditos inicial donde prima la frase “lo bueno si breve dos veces bueno”. Escueta, sin excesos y con la tabla periódica de los elementos para dejar claro que la química es el pilar sobre el que se asienta su personaje.

True Detective Season 1

Mientras suena Far From Any Road , de The Handsome Family, se mezclan personas con paisajes rurales e industriales.

American Horror Story

Acabamos con las cinco cabeceras de American Horror Story, auténticos ejercicios de estilo que ya desde el primer fotograma nos anuncian historias retorcidas y grotescas, no aptas para estómagos sensibles.

Hay muchas más, y seguro que tienes tu favorita. ¿Cuál es?. Desde BYFANZINE hemos querido homenajear a éste pequeño pero gran subgénero que son las cabeceras de las series de televisión, y que muchas veces pasan desapercibidas por culpa de los cortes publicitarios o las malas artes de quienes las programan.

Puedes formar parte de nuestra página de Facebook aquí

Tus opiniones

opiniones

No Hay Más Artículos

eh!!

TOD@S SOMOS ARTE

Llévate nuestras cosas a casa. Algunas novedades y curiosidades. También artistas y series. Pequeñas dosis de arte y cultura.